“Furgón flashero” desplegable

Las piezas gráficas que diseñamos con Hernán Cardinale, y la invaluable ayuda de Alix de La Barrière, Daniel Liñares y Alejandro Güerri.

desplegables de Furgón flashero

desplegables de Furgón flashero

desplegables de Furgón flashero

Pronto disponibles en los mejores lugares amigos.

 

Agenda furgonera

Furgón flashero en La Dársena hasta el 17-7

Furgón flashero sigue hasta el 17 de julio. 

Pueden pasar por La Dársena (Mario Bravo 298, Almagro) los martes y viernes de 17 a 20 hs.

Y acá va la agenda de actividades para las próximas semanas:

AGENDA:

VIERNES 3 DE JULIO, 19:00 HS.:
“Fotografía furgonera” / Charlas y proyecciones, con Matías Barutta (autor de Todos al furgón -Ed. Sudestada)Mariano Dalaison (de Imagen estenopeica, con una serie de fotos del Ferrocarril San Martín) y Fernando Aíta.

 

MARTES 7 DE JULIO, 19 HS.:
“Electrificación y comunidad furgonera” Charla y proyecciones, con Ruben Silvermann (amante de los trenes y estudioso de asuntos ferroviarios).
“Música ferroviaria” / En vivo con Sato Valiente (de Juega El Loco).

 

VIERNES 17 DE JULIO, 19 HS.:
Cierre / Brindis, música y charlas.
También pueden conseguir el desplegable que hicimos con Hernán Cardinale (Ediciones mónadanómada/unproblema+)

Y también les comparto una reseña de la muestra (y un video) que hizo la revista Efecto Kuleshovhttp://www.efectokuleshov.com.ar/comunidad-furgonera/ 

“Furgón flashero” forma parte del ciclo “Profundo” de La Darsena Platform, idea y coordinación de Azul Blaseotto y Eduardo Molinari. 

Muy contento de compartir este viaje.
Ojalá nos veamos por ahí.

Datos del evento en FB: www.facebook.com/events/1588557564731379/

“Furgón flashero”, inauguración

Furgón flashero puede visitarse los días martes y viernes de 17 a 20hs.

Acá van algunas fotos de la apertura.

montaje Furgón flashero

Lalo en Furgón flashero

Gus en Furgón flashero

Gabi en Furgón flashero

Francisca en Furgón flashero

Saca-foto y hermano en Furgón flashero

Fotos de Azélia Loaiza de La Barrière (Instagram: @achuloaiza)

"Furgón flashero" en La Dársena

"Furgón flashero" en La Dársena

"Furgón flashero" en La Dársena

"Furgón flashero" en La Dársena

"Furgón flashero" en La Dársena

furgon flashero en la dársena 14

Fotos de Gonzalo Aíta

Furgón flashero en La Dársena

Furgón flashero en La Dársena hasta el 17-7

Tengo el gusto de invitarlas/os a la inauguración de la muestra “Furgón flashero” – fotos estenopeicas y escritos, el viernes 19 de junio a las 19 hs. en La Dársena, Mario Bravo 298, Almagro, CABA.

Las fotos y los textos de “Furgón flashero” surgen de ir a trabajar en bici, de ida por las mañanas y de vuelta al mediodía, en los trenes diésel de la línea Roca, ramales a La Plata y Bosques, llevando una cámara estenopeica hecha con una cajita de fósforos…

La muestra estará abierta hasta el viernes 17 de julio, y a lo largo del mes se ofrecerán proyecciones, charlas con invitados de la “Comunidad furgonera”, y música ferroviaria en vivo por Sato Valiente. Además, se presentará una pieza gráfica realizada junto con Hernán Cardinale.

“Furgón flashero” forma parte del ciclo “Profundo” de La Darsena Platform, idea y coordinación de Azul Blaseotto y Eduardo Molinari.

COLABORAN:
Edición: Francisca López.
Montaje: Alix de La Barrière.

GRACIAS:
Alejandro Güerri, Daniel Liñares, Gonzalo Aíta, Rubén Silvermann, Gustavo Lowry, y a la comunidad furgonera.

Más información: acá

Y el evento en Facebook: facebook.com/events/1691214887774606/

 

Torres del Docke

torres del docke

El guiso póstumo

A los pocos días de que murió mamá, una tarde, me ocupé de vaciar su heladera.

Después del viaje a Cuba con su hermana, y antes, ya le costaba mucho comer. Y estuvo internada un mes, así que no había demasiado. Algunas cosas parecían congeladas desde mi infancia. Porque las heladeras habían cambiado, aunque no más de cinco veces en treinta años, desde la Siam en tonos marrones, un fierro, rectangular, con puerta de manija plateada y congelador, hasta la última de plástico blanco que ni me acuerdo la marca. Pero el uso de los espacios se mantenía el mismo en todas. La llegada del frízer había cambiado ligeramente el repertorio.

En la puerta había desde siempre un par de huevos, unos dientes de ajo y sus pellejos, una bolsita con un poco de queso rallado, unos pomos retorcidos de mayonesa y mostaza, pimienta blanca, condimento para pizza, algunas gotas (reliverán) y pastillas, un poco de manteca, medio limón, un pomito de la Gotita, una botella de agua (o jugo en polvo) y una leche. En los estantes una ollita con sopa (que le había hecho yo un mediodía), un queso crema vencido, unos zapallitos y unas cebollas medio secas, dos papas, unas tapas de empanada que su amiga Mary (la vecina del fondo) le traía del trabajo. Tiré todo.

En el frízer había unos postres, unas bolsas con pastas (fideos y ravioles, hechos por mi hermano), y un táper con tuco: todo eso me lo llevé a casa.

En los días siguientes, fui comiendo las pastas con pesto, manteca o aceite, y queso rallado. Una noche, solo en casa, me dispuse a comer unos fideos con el tuco. Recién ahí me cayó la ficha de que iba a ser la última vez que probara una comida cocinada por mi vieja.

Cuando abrí el táper (soy daltónico), no se veía rojo: se veía verde. El tuco resultó ser una sopa de verduras.

La puse en una olla y al fuego para descongelarla. Se desprendió un aroma tenue, incierto. Cuando se derritió la mitad, le separé un poco para mi hermano, en un vaso de plástico deportivo con tapa y sorbete. Y dejé calentar bien el resto para servirme un plato.

Me senté a la mesa, y me abstuve de agregarle sal o rallarle queso. Cuando probé la primera cucharada se me hizo agua la vista. Un caldo liviano, amarillo pálido verdoso, con trocitos de apio, cebolla, zapallito, zanahoria, papa. Medio dulzón y con un toque ácido. Los condimentos de siempre, sal y pimienta, quizás una pizca de nuez moscada.

Mamá preparaba unos canelones con tuco, unas milanesas de nalga, unos matambres arrollados de la san puta: cocina simple y deliciosa. La sopa no estaba rica, la verdad. Pero tenía el gusto tan familiar de las cosas hechas rápido, prácticamente, con lo que hubiera en la heladera (o una escapada al kiosco/almacén: andá y traé…), lo más sano y sabroso posible, y sin repetir la comida del día anterior.

A cada cucharada, desde las papilas, se me iban despertando recuerdos, imágenes, escenas en la cocina cambiante de la casa de siempre.

Lo llamé a Lalo. Le conté. Que me había traído un táper, y que el tuco al final salió sopa. Que le guardaba.

A los días fui una escapada en bici hasta su casa, arriba de lo de mis viejos. Estaba tirado en la cama, mirando la tele.

-¿Te acordás de la sopa que te conté? Acá está.

Le di la botellita. Destapó el pico del sorbete y la probó así en frío nomás.

-Es cualquiera. Tiene re-gusto a mamá.

Se rió con los ojos brillosos. Me pidió que la dejara arriba de la mesada.

Echados frente a un partido de Boca o River, charlamos un rato: lo que nos pasaba, lo que sentíamos, el desgaste de lidiar con lo amable y cargoso de los demás, las agendas semanales.

En el entretiempo, me volví a casa pedaleando pensativo, dándole vueltas a otras cosas que ya no iban a pasar más.

 

Poetas del Dock

Poetas del Dock en la Casa de la Lectura

Lectura de poetas del catálogo de Ediciones del Dock. El miércoles 8 de abril en la Casa de la Lectura junto a Alberto Silva, Enrique SolinasVerónica Yattah, organizado por Griselda García.

Presentación de Efecto Kuleshov #3

Efecto Kuleshov #3 en REF libros

Presentación del número 3 de la revista Efecto Kuleshov en Libros REF. Junto a Hernán Panessi y Mariano Otero Trío.

El Informe C

Informe Capital

Informe Capital

Participación en dos escenas de la presentación de Informe Capital con fragmentos de “La fábrica del hombre endeudado” de Maurizio Lazzarato, junto a Karina Granieri, Alicia Herrero, Vera Carnevale, Magdalena Pagano y Laura Levi Hara. El miércoles 25 de marzo, en el Museo del Libro y de la Lengua.

México flashea

Santo Domingo, Oaxaca

Hierve el agua

Mazunte

Mazunte

 Mazunte, Oax

“Desborde espumante” en Domínico

Video de la intervención con Alix de La Barrière el domingo 23 de noviembre de 2014 en la Feria de los Pájaros.

“Recursos extra” de Lengua extranjera

Recursos extra de Lengua extranjera, hamaca y pelopincho

Más detalles en www.lenguaextranjera.com.ar

Felicidades

felices2015

Suelta de cenizas

cenizas

La mañana de Navidad solté en el mar las cenizas de mamá.

Habían estado en su casa desde los primeros días de enero, cuando la funeraria nos las entregó junto con la factura para pedir el reintegro a PAMI. Ni mi hermano ni yo sabíamos qué hacer con esos restos mortales. Las cenizas de mi viejo, escépticamente, ni siquiera las habíamos retirado del crematorio. Y las de mamá descansaron todo el año en un “cofrecito”, dentro de una bolsa con el logo de un cementerio, sobre la tabla de planchar junto a la heladera.

Después de acompañar a un amigo a enterrar las cenizas de su padre en la cancha de Independiente, y mientras planeaba pasar Nochebuena en la costa, se me ocurrió que el mar, con todas sus metáforas, prestaban una opción idónea, para una nueva despedida, simbólica. Mi hermano rehusó la invitación, pero me confió la tarea.

Antes de arrancar para Gesell agarré la “urna” (una cajita de chapadur), la di vuelta y le dasatornillé el fondo, y una placa de metal plateado (¿aluminio?) grabada toscamente a mano: “x Q-E-P-D x Soledad E. Scarinz (le faltó una “i”) 30-12-2013″. Adentro había una bolsa de plástico negra con cinta scotch en una punta, un paquete de un cuarto kilo. Me llamó la atención la textura: no parecía polvo, como la ceniza de un pucho; se palpaba como conchilla, como arena gruesa.

El 24 a las tres de la tarde estábamos con Alix armando la carpa; y a las cuatro, en el agua. Cuando se fue el sol, prendí el fuego del asadito, y antes de la medianoche, nos instalamos en la playa con un vino listos para ver los fuegos de artificio frente al mar y bajo las estrellas. En Mar de las Pampas el cielo se prendió fuego de colores coreográficos. Fue la primera nochebuena en cuatro o cinco años que no pasé en un sanatorio (o con uno menos en la mesa chica). Envueltos en una colcha, abrazados, nos quedamos dormidos en la arena, y de madrugada volvimos al cámping.

A las nueve, sol y calorcito, encaramos playa, y decidí llevar el cofre con las cenizas. Cuanto antes, mejor, pensé. Y preferible de día, con pocas personas alrededor. Cuando dejamos nuestros pertrechos sobre la arena -una mochila, el cofre, la bolsa de mandados con el equipo de mate-, se nos acercó una perrita negra y simpática, y una libélula de cuerpo azulado: la perrita tenía la lengua afuera. Le ofrecí agua en la mano; se la tomó la libélula, que después se fue.

Momento de arrojar las cenizas al mar. Alix me filmó para mi hermano. Caminé hasta la primera rompiente y vertí el contenido sobre las olas, cerca de la superficie del agua, para que no se lo llevara el viento. Lo sentí liberador.

Volví a la orilla y resolví enterrar la urna –la tapa la tiré al mar como si fuese un frisbi rectangular. Mientras hacía el pozo, la perrita aullaba, me imitaba, cavaba un hoyo. Después encontró una ramita recta, y jugamos a tirársela, que la fuera a buscar, y la trajera de nuevo, una y otra vez. Evidentemente, los animales necesitamos jugar, y nos atraen las reiteraciones con variantes.

Rato después, inflé un globo rojo y lo solté. El viento del norte soplaba paralelo a la orilla, y el globo fue dando saltitos por la arena mojada hasta un grupo de tres niños de menos de un metro. Uno logró agarrarlo. Al rato se le escapó y siguió su viaje hasta un niño siguiente, y así hasta que lo perdimos de vista: sabiendo que hasta su último momento le podía dar a cualquiera una alegría simple, inesperada.

 

Construcción

construcción flashera (Camino y Recondo - Budge)

Ediciones independientes vol. 7

Ediciones independientes vol 7

Tuve el gusto de participar en esta muestra junto a colegas con proyectos en distintos lenguajes, formatos, soportes: música, dibujos, fotos, proyecciones, esculturas, y otras/os.

Me saqué las ganas de leer “Presteza”, un cuento que se encuentra cliqueando acá. Muchísimas gracias por el silencio atento a todas las personas que escucharon la lectura, y a mis colegas, organizadoras, anfitrión/as. Una gran noche.

 

Efecto Kuleshov Nº 3

tapa kuleshov 3

Ya apareció la revista Efecto Kuleshov 3, financiada colectivamente a través de Panal de Ideas.

Participo con una nota, “La lengua popular” (y encargué una remera).

Acá pueden ver los números 1 y 2, y parte de lo nuevo: http://www.efectokuleshov.com.ar/

8cho y och8, el libro

Esta antología propone ocho temas, cada uno abordado por ocho artistas visuales y ocho escritores. A partir de un mismo disparador, cada participante trabajó con su propio estilo, género, técnica y disciplina. Tenemos como resultado el despliegue de un abanico de posibilidades estéticas que da cuenta de un segmento de la actividad artística y literaria actual. El libro en su versión impresa se presentó el día viernes 24 de octubre a las 19 hs. en el auditorio David Viñas del Museo del Libro y de la Lengua, en la Ciudad de Buenos Aires.

tapa 8y8 el libro