Ñusléter #2014

ñusléter 2014

Después de un rato, apareció un número nuevo:
Ñusléter #2014 -mensaje anacrónico de literatura
http://www.niusleter.com.ar/ 

“Maratón de escrituras” en la muestra “El tiempo” de C. Lobaiza

Participé como moderador en la “Maratón de escrituras” el Sábado 24 de octubre en la Barraca Vorticista, en el marco de la muestra “El tiempo, objetos poema (señales, íconos, mojones, puntos fijos)” de Cristina Lobaiza.

Compartimos mesa con Marcela Villavella, Fernando Fazzolari, Gabriel Villalba, Emiliano Dionisi, Alberto Mendez, Sebastian Ezcurra, Javier Pistani, Silvina Gruppo y Cristina Lobaiza.

Los videos son de Javier Pistani.

Consti

consti x fernando aita

Se vienen Los días lindos

los días lindos 26-9

Viernes 26/9 22hs.
En La Nueva Vecindad.

Grafitis en furgones IV

PFA vigilante

Una nueva selección de pintadas en los furgones de la Línea Roca con algunas curiosidades: grafitis pro- y anti-policía, denuncias, ofertas y piropos, personajes retratados, gastadas, y la muerte pasajera.

Dos enigmáticos grafitis a favor de la Policía Federal Argentina. ¿Cómo puede ser? Hipótesis: un par de policías, tal vez de civil, incautaron un aerosol y lo usaron para vivar a su institución, dos veces (estarían cebados). Para contrarrestar, un par de grafitis anti-rati.

Luego, denuncias de fachos, conspiranoicos y anti-guardas; dibujos de viajeros frecuentes, gastadas a los amigos, mensajes personalizados, el furgón humeante de los pibes, y la compañera muerte que viaja sin boleto.

Para ver la nota completa: http://www.escritosenlacalle.com/blog.php?Blog=134

Día de la Pachamama

9am. nublado en El Jagüel, pedaleaba por Evita y frené en una parrilla, para orientarme sobre Arenales, que no entraba en mi mapa, y porque escuché al señor decir “ruda y caña”.
Un mostrador ocupaba todo el frente; de uno y otro lado, una ronda de mate. La doña cebaba sentada a una mesa; el parrillero empezaba su ritual del fuego y le convidaba la bebida del 1º de agosto a una chica con campera de Pepsi, y otra señora amiga en la vereda. En un cartel tallado se leía “En la parrilla del Negro manda El Negro”. La chica de Pepsi aceptó el trago y le gustó.
Buen día, ¿están tomando caña con ruda?, me metí. Yo tengo preparada en casa, pero me olvidé de tomar antes de salir. El Negro me invitó una copita. De una botella llena de planta, que venía macerando hacía un mes. Muchas gracias, ¡salud!
¿Le pregunté a la chica si también levantaba pedidos? Pero no, el marido le había mangueado la campera a un repositor o un camionero. Me indicaron cómo llegar a la calle Arenales, del otro lado del arroyo. Muy agradecido, salí pedaleando, con un gustito herboso y dulzón a tierra y contento.

la parrilla del negro

Ventanas

ventanas

Cruce de vías

Esta semana nos cruzamos con Pablo de Plátanos, el creador de “saca-foto”, en la estación Darío y Maxi (Avellaneda): ocho y pico a.m., él venía en el furgón, de Berazategui rumbo a Constitución; yo esperaba del otro lado del andén el eléctrico a Ezeiza.

Eh, ¿y la foto?, sentí. Me di vuelta y, antes de saber quién era, manotié el toco. A ver si la tengo. “¿Te acordás cuál, no?” Al unísono dijimos: La del perrito. El día de lluvia, agregué. ¿Cómo andás, Pablo?
No la tenía. Le ofrecí mandarle un mensajito, y pasársela por mail. Me dijo que había perdido el celular, pero que ya nos íbamos a cruzar de nuevo. Su tren reanudaba la marcha.
Supongo que a los dos nos quedó la misma buena sensación, y de alguna forma, dentro de nuestras cabezas, los dos vimos la foto compartida.

Acá se puede leer sobre el encuentro anterior del saca-foto con Pablo.

vías - Plátanos

Poemas en la tele por #SonidoCriminal

Acá pueden ver el programa de #SonidoCriminal donde estuve leyendo algunos poemas, entre rocks presidiarios y una película nipona de reas, por la pantalla de www.fusortv.net.

Gracias a Lucio Greco, Ana Laura Montengro y Gala Cacchione por la invitación y la hospitalidad.

Cobertura mundialista de Ghana para Garrincha

Estuve cubriendo la breve participación de Ghana en Brasil 2014 para el Blog mundialista de Garrincha Club Editorial. Acá la presentación y la crónica de los tres partidos.

ghana festeja

1- Elegí Ghana
Nos dicen “estrellas negras”, por la que luce nuestra porrera insignia patria, y porque contamos con varios cracks. Participamos los dos útimos mundiales, y los dos pasamos de ronda. Por un penal contra Uruguay que pegó en el palo en el minuto noventa, y por los dos que erramos después, no entramos en las semifinales de Sudáfrica; y hubiéramos elevado la marca de nuestro continente, donde nos comemos los chicos crudos. Venimos a superarnos…
Sigue acá: http://www.garrinchaclub.com.ar/blog/ghana/670/

Ghana 1 – EEUU 2
El himno de Ghana fue adoptado en 1957, cuando el país consiguió la Independencia, no sin antes transar con las potencias: el inglés como idioma oficial y seguir en el Commonwealth. A pesar de ser del siglo XX, suena como todos los himnos: a música clásica un poco milica. Nada que ver con ningún ritmo afro. Y para colmo está escrito en inglés bíblico: “Hail to thy name, O Ghana, / To thee we make our solemn vow:”.
La versión traducida de Wikipedia arranca así:
“Dios bendiga a nuestra patria Ghana
¿Y hacer que nuestra nación grande y fuerte,
La letra negrita y de defender para siempre
La causa de la libertad y de Derecho…
Sigue acá: http://www.garrinchaclub.com.ar/blog/ghana-1-usa-2/876/ 

Ghana 2 – Alemania 2
Nuestro cronista en Avellaneda se colgó y no registró nuestro esfuerzo y buen juego para empatar con los alemanes. Estaba en otra: por el asado que se clavó en Gerli con hinchas del Rojo, y la embriaguez por el gol de Messi, y el pase a octavos de Argentina. Todo bien, pero se perdió un partidazo.
Antes del encuentro el Sr. Appiah nos reunió y nos dijo así: “Mis queridos negros, vinimos a Brasil a buscar gloria, a subir otro escalón como en los últimos mundiales, ¿cierto? Fallamos en el primer desafío. Pero aunque ya nos manden a comprar garotos, nuestras chances siguen intactas. Eso sí: la situación es delicada. Imaginensé que estamos los once, o mejor dicho los veintitrés, toda la delegación, arriba de un árbol, y abajo hay una manada de leones”.
Imagen extraña: 23 negros con ropa deportiva, el Sr. Appiah de traje adusto, los utileros, médicos, representantes, todos trepados a un cedro y abajo, leones. Nos puso a pensar…
Sigue acá: http://www.garrinchaclub.com.ar/blog/ghana-2-alemania-2/997/

Ghana 1 – Portugal 2
Terminó el Mundial para nosotros. Ni tambores ni jamas, ni árboles, ni el miedo a los leones, ni correr con gracia y tocar de primera ni convertir bellos goles pudieron torcer nuestra endiablada suerte. Dos bloopers nos dejaron afuera: Boyé que la clavó en nuestro arco, y Dauda que le sirvió una bola en los pies a Cristiano (le decía “el mariconcito”, y bien que se quiso llevar su camiseta de recuerdo). Pero como decía el Sr. Appiah, mientras separaba a los que se trenzaron en el reparto de culpas y camisetas: “Los errores no son individuales; fallamos todos. Este desastre es colectivo. Somos veinticuatro negras decepciones. Los leones nos esperan en Accra. Y yo seguro perdí mi trabajo, pero les voy a poner el pecho a todos. Así que no quiero más piñas ni reproches ni puterío con la prensa…
Sigue acá: http://www.garrinchaclub.com.ar/blog/ghana-1-portugal-2/1109/

Mucha gracias a Hilario González por la invitación.

Poema para Biglia en “Himnos nacionales”

AñosLuz Editora invitó a 25 poetas a escribir poemas sobre los veintitrés convocado por Sabella para Brasil 2014 (y Tévez). Hice el de Lucas Biglia.

Acá pueden leer los 25 poemas:
http://www.aniosluz.com.ar/himnos.html

O acá se los pueden descargar en pdf:
http://aniosluz.com.ar/himnosnacionales.pdf

No al trabajo esclavo

No al trabajo esclavo

Otoño flashero

otoño flashero

Función de gala en “Colores del silencio”

foto de Alix de La Barriere(Foto de Alix de la Barriere)

Participamos en la muestra “Colores del silencio” de Josefina Oliver: leyendo, diciendo, armando un collage colectivo y tomando estenopeicas.

josefina-oliver - Colores del silencio

Acá pueden ver más de la muestra de Josefina Oliver, “Colores del silencio”.

Negro flashero

cámara negro flashero

Cámara flashera personalizada.

Colegas y bigotes

no pintar ñeri

justicialismo bigotudo

Tomadas en 2013 en Quilmes y Ezpeleta.

Pablo de Plátanos y la formación de palabras

El sábado a la mañana venía pedaleando bajo la lluvia por las callecitas de Plátanos, Berazategui, cuando una voz me grita: “Eh, saca-foto”.

No reconocí a la figura que se acercaba bajo el paraguas, con algo en brazos, pero me detuve. Seguro lo conocía del furgón. Me dijo de reparar bajo el techo de una parada. Era solamente para saludarme, para saber si seguía con la camarita.

La tenía encima. Así que sacamos una foto, bajo la llovizna sin paraguas, con la cachorrita que el flaco llevaba, dentro de un bolso, a lo de un pariente vecino. “¿Y cómo hacemos, si sale? ¿Se la dejás a alguien por acá? ¿O me mandás un mensaje? Yo te di mi número. Pablo de Plátanos”. Ahí me di cuenta.

Una vez venía embalado en bici camino a la estación de Bera, y cruzamos un par de miradas con un tipo parado en una esquina. Supongo que compartimos la sensación extraña que sentí. Me siguió en bondi y me alcanzó en el andén, para pedirme una foto flashera que le había sacado alguna vez. La encontramos y se la llevó. Era el Flaco Pablo.

Le había mandado un mensaje para el brindis de fin de año. ¿Te llegó?, le pregunté. “Sí, pero no pude ir”. Me pasó su número de nuevo. Nos dimos un abrazo, buen fin de semana, y seguimos nuestros caminos.

 

vías - Plátanos

 

Más allá de la emotiva anécdota que da contexto, quiero volver sobre el inicio del encuentro. Sobre el vocativo que me hizo parar en plena lluvia. ¡Eh, sacafoto! “Saca-foto”, una palabra que no figura en ningún diccionario, ni siquiera en el vocabulario que Pablo de Plátanos traía consigo, es una invención del momento. Simplemente se encontró con la necesidad de llamar al amigo fotógrafo… Y lo logró con poesía básica.

También, morfología generativa. Esa clase de palabras, “saca-foto”, un sustantivo compuesto, hecho de un verbo y su objeto, tiene una lunga tradición, que se actualiza en forma permanente. Algunas ocurrencias perduran largo tiempo. Hay más literales (lustrabotas, sacamuelas, abrelatas), otros más metafóricos (cazabobos, amansa-locos, atrapa-sueños), con chispas de humor o ingenio (mataburros, lamebotas, comehombres), varios con actitud peyorativa o de gaste.

Muchos refieren a cuestiones sexuales, como “traga-leche”, “ficha-bulto”, “come-travas”, o asuntos donde hay que disimular, como la falopa (arruina-guacho, corta-dedo), y varios provienen de la jerga tumbera -una gran usina de la lengua-, por citar: lava-táper, come-huevo, roba-vieja, sopla-bolsa… Y ahora mismo siguen surgiendo.

Todos tenemos en mente numerosos ejemplos y también, sobre todo, felizmente, la capacidad de seguir creando nuevas ocurrencias: sea para renombrar lo que re-conocemos, para nombrar lo que antes no había, o lo que todavía no hay.

 

 

Omar Shané y el hermano boliviano

Entré a un supermercado chino en una calle lateral de Quilmes Oeste, y cuando llegué a la heladera de lácteos, al fondo del local, sentí que en la carnicería, desde un equipito, sonaba una cumbia, y reconocí la voz emocionada de Omar Shané.
Recordé la figura de Shané en las tapas de sus casetes, con la hatata y el brin, paisajes exóticos, reyes magos, odaliscas… Se hacía llamar El Jeque (El Sheik, El Príncipe, El Magnífico). La música tenía raíz santafesina, con predominio de los punteos de guitarra. No era cumbia de fiesta, sino para escuchar en la casa o en el trabajo; cumbia con contenido social. Ya en los ’80 (todavía no cundían la cumbia villera ni los pibes chorros) escribía canciones sobre asuntos marginales: pobreza, abusos, abortos clandestinos, chicos ladrones, provincianos que caían presos.
El carnicero, un morochito de rulos de unos veintipico, emergió de la cámara frigorífica. ¿Este es Omar Shané?, le pregunté. “Sí, es acá de Quilmes, yo lo conozco”. Yo lo escuchaba hace veinte años, le conté. Tiene cumbias buenas pero bastante tristes. “Sí,” reconoció, “muchas te dan piel de gallina”. ¿Y sigue tocando?, me dio curiosidad. “Ahora se hizo pastor”.
Me acordé de un tema muy atípico sobre un hombre que anda por Villa Domínico, y se encuentra a un amigo boliviano mirando el río, triste porque a su país le quitaron la salida al mar. Deciden ahogar la sed de mar en un mar de vino de la costa; y el local aprovecha para apagar también su sed de Malvinas. Juntos sueñan con la unidad latinoamericana. Y el cantor argentino le convida el mar al hermano boliviano. Una maravilla.
Cuando salía del súper, en la vereda, al sol, contra las rejas azules, la chinita de la caja, sonriente, tenía en brazos, envuelta en un aguayo, a la bebé de la verdulera, y le daba la mamadera.